Inversión y financiación recomienda

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Banca online y fraudes en Internet

El que más y el que menos sabe que la banca online o banca electrónica utiliza y necesita para su correcto funcionamiento un transito continuo de información confidencial a través de Internet. La entidades financieras y bancos lo que hacen es encriptar dicha información, es decir, la codifican de manera que si un extraño accede a la misma los datos sean ininteligibles.




La consecuencia de todo esto es que resulta muy complicado para los ciberdelincuentes acceder a la información almacenada en los datos encriptados, y que puedan traspasar la barrera electrónica es casi imposible, por eso lo que hacen los delincuentes informáticos es intentar obtener del propio consumidor, las claves que le permitan acceder y operar con las cuentas bancarias del mismo.

Tipos de fraude bancario en Internet

Estos son los distintos tipos de fraude que nos podemos encontrar en la banca online o banca electrónica:
  • Phising: este término deriva del termino inglés fishing (pesca) y consiste en el envío masivos de correos en los que el ciberdelicuente intenta suplantar la identidad del banco y, bajo una excusa que puede ser más o menos creíble, pide al usuario que introduzca las claves en una página de apariencia muy similar y difícil de distinguir de la original y propia entidad financiera.
  • Pharming: este término también tiene origen anglosajón y alude a las actividades que se realizan en una granja. En este caso lo que hacen los cibercacos es, mediante la introducción de un virus informático, manipular las direcciones de Internet que visitan los internautas, de manera que cuando el usuario se dirige desde su navegador a la página de su banco, en realidad está accediendo a una página web de pega, con apariencia de ser la auténtica, donde finalmente proporcionará sus datos de acceso.

    Se trata de un fraude o engaño que, si está bien hecho, resulta muy difícil de detectar. Para luchar contra este tipo de fraude es necesario tener instalado un buen cortafuego y antivirus, así como no ejecutar ni instalar programas que no conozcamos.
  • Keyloggers: son un tipo de programa con los que se consigue registrar y almacenar todo lo que el usuario de un ordenador va tecleando. Posteriormente el ciberdelincuente puede acceder al fichero oculto donde se ha guardado la información y leerlo en busca de claves y contraseñas.

    La forma de luchar contra este tipo de programas es la misma que la utilizada para combatir el Pharming.

Cómo actuar si somos víctima de fraude online

En el caso de que detectemos que hemos podido ser víctimas de fraude online y que alguien pudiera tener los datos de acceso a nuestras cuentas bancarias, lo primero que debemos hacer:
  • Informar lo más rápido posible a la entidad bancaria. Si hemos sido rápidos podrá bloquear la transferencia del dinero que se haya realizado al estafador.
  • Denunciar los hechos ante la policía.
  • Si no es posible recuperar el dinero, intentar que el banco nos reponga el dinero robado hablando con el director de nuestra sucursal.
  • Si se niega deberemos reclamar enviando una carta al servicio de atención al cliente de la entidad bancaria.
  • Si después de dos meses nos siguen ignorando, podremos reclamar de manera formal ante el Servicio de Reclamaciones del Banco de España.

    Junto con nuestra reclamación deberemos adjuntar una copia de la negativa del banco o el acuse de recibo de nuestra reclamación a la entidad (esto es obligatorio si queremos recurrir a este servicio del Banco de España).

    Conviene señalar que los bancos y entidades financieras no están obligados a acatar los dictámenes del Banco de España, pero si conseguimos uno favorable y el banco sigue sin reintegrarnos el dinero, existen muchas posibilidades de que ganemos un posible juicio.
  • Finalmente podremos acudir a juicio y la cantidad de dinero estafada es lo suficientemente grande para que nos compense denunciar.

Sentencias favorable al consumidor del Banco de España

Banca online y fraudes en Internet
Hasta hace bien poco, los contratos bancarios que teníamos que firmar los consumidores de sus servicios incluían cláusulas que permitían a los bancos y entidades financieras eximirse de cualquier responsabilidad ante cualquier fraude o daño causado por fallos a la hora de realizar operaciones financieras a través de Internet. No obstante, el Tribunal Supremo declaró esta cláusula abusiva, así como otras diez del mismo viso.

En la práctica resulta frecuente que los consumidores víctimas de un fraude electrónico tengan que acudir a los tribunales. Conviene saber que, en la mayoría de los casos, el Banco de España suele ponerse de parte de los clientes, ya que a su entender:
  • Los bancos son los que han creado la banca online o banca electrónica para abaratar sus costes, y su uso fraudulento puede perjudicar gravemente al consumidor.
  • No todas las entidades bancarias disponen de los sistemas de autenticación más seguros. Actualmente, los sistemas más seguros son aquellos que, aparte de requerir la utilización de una clave elegida por el propio usuario, envían a su móvil otra generada en el mismo momento de la transacción.
  • Los bancos podrían restringir el acceso a sus servidores desde cualquier ordenador, pero lo que hacen es publicitar la capacidad que tienen sus usuarios de acceder a su portal online desde cualquier sitio y en cualquier momento. Este supone que no puedan responsabilizar a sus clientes de la falta de seguridad de sus equipos, más aún cuando los usuarios normales no disponen de los conocimientos necesarios para detectar fraudes confeccionados de forma sofisticada.

0 comentarios:

Otras opciones de créditos, préstamos e inversión