Inversión y financiación recomienda

miércoles, 20 de enero de 2016

Razones para solicitar un préstamo rápido

El que más y el que menos ha tenido en algún momento de su vida una necesidad urgente de conseguir dinero. Los motivos pueden ser múltiples, y cuando surge esta necesidad es muy probable que ni familiares ni amigos puedan ayudarnos a obtener dicho dinero.

préstamos rápidos

Por muy bien que llevemos controladas las finanzas de nuestro hogar, en cualquier momento nos puede surgir un gasto que no esperábamos y que provoque que las cuentas de ese mes no nos salgan. Llegado ese momento es necesario buscar una solución que nos permita conseguir dinero de forma rápida. Lo primero en que piensa cualquier persona es en dirigirse al banco y solicitar un crédito, pero lo cierto es que los bancos no son nada ágiles a la hora de prestar dinero, exigiendo numerosas garantías y tardando semanas en concederlo. No obstante, afortunadamente existen entidades financieras especializadas que permiten acceder a créditos rápidos, créditos de poco dinero –por lo general no es posible solicitar más de 650 euros- pero que se conceden de forma rápida y sin que el cliente tenga que cumplir demasiados requisitos.

Motivos para solicitar un préstamo rápido


Son muchos las razones que podemos llegar a tener para solicitar la contratación de préstamos rápidos que solventen los puntuales problemas de liquidez. Entre dichos motivos podemos destacar:
  • Hacer reparaciones en casa. Tener una avería en casa y tener que llamar al fontanero, al electricista o al servicio técnico de alguno de nuestros electrodomésticos es algo muy corriente que, además, suele ocurrir siempre en el momento más inesperado y molesto. Algunos electrodomésticos como la nevera, la lavadora o la caldera deben ser reparados con urgencia y, si no disponemos de efectivo, no podremos solicitar al ningún servicio técnico que nos los repare. Un préstamo rápido puede ser la solución adecuada para hacer frente a averías de este tipo o, de ser necesario, para poder comprar un electrodoméstico nuevo que sustituya al averiado.
  • El coche no pasa la ITV. Puede ocurrir que a llevar nuestro coche a la ITV detecten algún problema que nos obligue a llevarlo al taller, ya sea para cambiar los neumáticos, hacerle el reglaje de emisiones de CO2, cambiarle algún faro o cualquier otro tema. Si necesitamos nuestro coche para trabajar, no podremos dejarlo aparcado y tendremos que solucionar el problema lo antes posible. Si no disponemos del dinero suficiente para arreglarlo, una opción viable sería solicitar un crédito urgente.
  • El pago de una multa. Ahora que han bajado el margen al que saltan los radares es mucho más probable que nos llegue una multa por exceso de velocidad. Lo recomendable en estos casos es acogerse al pronto pago y así beneficiarse del descuento por pronto pago (un 50% nada despreciable), pero si nuestra cuenta corriente está bajo mínimos probablemente nos interese pedir un préstamo rápido. Desde luego los intereses nunca van a llegar a sobrepasar ese 50% de descuento.
  • Compras puntuales. Hay momentos es que es necesario realizar alguna compra puntual, ya sea porque de repente encontramos a un precio inmejorable ese artículo que llevábamos buscando durante meses en Internet, o porque nos enteramos de repente que nuestro grupo preferido va a dar un concierto en nuestra ciudad, o porque alguno de nuestros hijos necesita un profesor particular para que le ayude con sus estudios universitarios. Este tipo de gastos son ineludibles y tendremos que hacerles frente sí o sí. De nuevo un préstamo rápido puede ser una buena opción si no disponemos de efectivo.
  • Viajes inesperados. En ocasiones nos puede surgir un viaje inesperado que nos obligue a tener que costearnos el transporte e incluso el alojamiento. Las circunstancias que nos pongan en tal tesitura pueden ser variadas, pero algo bastante corriente es, por ejemplo, que un familiar se ponga enfermo y tengamos que ir a cuidarle. Un crédito rápido nos puede sacar del apuro si no podemos hacer frente por nosotros mismos a ese gasto.

Qué tener en cuenta al solicitar un préstamo rápido


Si tomamos la decisión de solicitar un préstamo rápido, es muy importante que estemos seguros de que vamos a ser capaces de hacer frente a las cuotas mensuales correspondientes. Si tenéis dudas al respecto nuestra recomendación es que no solicitéis el préstamo, ya que este tipo de créditos suelen tener altos intereses de demora que podrían ocasionar que vuestra situación financiera se viese muy perjudicada y se convirtiese a corto plazo en algo insostenible.

0 comentarios:

Otras opciones de créditos, préstamos e inversión