Inversión y financiación recomienda

martes, 14 de junio de 2016

Minicréditos, una buena opción para los imprevistos

A pesar de que algunos índices económicos parecen denotar una cierta mejora en la situación financiera de las familias españolas, lo cierto es que la realidad económica sigue siendo compleja y cualquier imprevisto puede causar que la situación económica de una familia se desajuste.

Minicréditos

Llegada una situación de este tipo, un minicrédito (préstamos de importe reducido, entre 50 y 1.200 euros, con plazos de devolución cortos, por lo general inferiores a cuatro meses, y concedidos de forma rápida y sin necesidad de aval u otro tipo de formalidades) puede llegar a ser la mejor opción para hacer frente a estos imprevistos.

Características fundamentales de un minicrédito


Los minicréditos se caracterizan fundamentalmente por la simplicidad del proceso de solicitud. La petición se realiza íntegramente online. Tras acceder a la web e introducir el importe y el plazo de devolución conoceremos de primera mano la cantidad de dinero que tendremos que reembolsar. Una vez seleccionemos el importe podremos solicitar la concesión del préstamo y, por lo general, en menos de 24 horas tendremos disponible el dinero en nuestro banco.

¿Qué tipo de imprevistos puede cubrir un minicrédito?


Un minicrédito puede ser utilizado para imprevistos como:
  • Una factura de gas o electricidad demasiado alta.
  • El reemplazo de un viejo electrodoméstico que ha dejado de funcionar.
  • Tener que costear alguna avería que requiera llamar a un fontanero o a un electricista.
  • Tener que hacer frente a algún gasto médico inesperado.
  • El pago de algún impuesto anual que nos descuadre las cuentas.
  • El tener que pagar una multa de tráfico.
  • La llegada del recibo del seguro del coche o de la moto.
  • Una avería de nuestro vehículo.
  • La matrícula de la Universidad.
  • Tener que comprar los uniformes, los libros y el material escolar.
  • Que alguno de nuestros hijos necesite un ordenador para sus estudios.
  • El pago de alguna actividad extraescolar como el viaje de fin de curso.
  • Que queramos hacer un viaje para salir de la rutina.

¿Dónde solicitar un minicrédito?


Actualmente existen multitud de entidades financieras especializadas en la concesión de minicréditos. En nuestra opinión, una de las más recomendables es MoneyMan, una empresa que destaca por su seriedad, transparencia y eficacia, y que, aparte de contar con una web sencilla y amigable desde la que se puede gestionar fácilmente la solicitud del minicrédito, cuenta con un equipo humano que os ayudará personalmente con cualquier tipo de incidencia.

¿Cuándo no solicitar un minicrédito?


Los minicréditos no se deben solicitar:
  • Para pagar o amortizar otros préstamos, ya que lo único que haremos es empeorar nuestra situación financiera.
  • Cuando tengamos dudas de poder hacer frente a la devolución del préstamo, ya que los intereses en caso de impago suelen ser elevados.

En conclusión, los minicréditos son una forma de microfinanciación bastante interesante cuando nos encontramos con la necesidad de hacer frente al pago de un imprevisto y queremos evitar que nuestra cuenta bancaria se quede en números rojos.

No obstante, debemos hacer un uso responsable de dichos préstamos evitando en todo momento el impago de los mismos.

0 comentarios:

Otras opciones de créditos, préstamos e inversión